miércoles, 27 de marzo de 2019

Tarta de queso - estilo "La Viña" - { Sin gluten }



Hacia mucho tiempo que no paraba de ver esta tarta en la red y tenia mucha curiosidad por hacerla, pero con el listado de recetas por hacer que tengo (me hacen falta 3 vidas para hacerlas todas... ) siempre se iba quedando ahí y nunca la hacia. 

Pero ya al fin llego el día en el que se alinearon los astros y me puse manos a la masa!

Es super sencilla de preparar, esta vez no tenéis excusas de que son demasiados posos y complicados.

Ahora es cuando me arrepiento de no haberla probado antes, queda muy cremosa y con un intenso sabor a queso, que no siempre todas lo suelen tener. 

Prometo que queda deliciosa !




Esta tarta se llama así porque es el postre estrella del restaurante " La Viña" en el casco viajo de San Sebastian, ya tengo una nueva excusa para visitar la ciudad. 

Yo hice una versión de la tarta ya que no la he probado la autentica y no tengo la receta original para poder hacerla. 



INGREDIENTES:
(Molde redondo 18cm)

 450gr. de queso crema
 120gr. de azúcar 
 3 Huevos 
♥ 1/2 cucharadita de vanilla en pasta
♥ 7gr. de Maicena (fécula de maíz)
 200ml. de nata para montar




PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. 

En el bol de la batidora ponemos el queso crema y lo batimos un poco para dejarlo más cremoso. 

Añadimos el azúcar y batimos hasta que se haya disuelto por completo en el queso. En ese momento añadimos los 3 huevos junto con la vainilla y seguimos batiendo para que se integre bien todo. 

Ahora añadimos la maicena y la nata, continuamos batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos. 


¡ Ya tenemos la masa lista! 

Vertemos toda la masa en el molde que tenemos que tener bien forrado, si vuestro molde es como el mío de los que se desmoldan, lo mejor es poner papel de aluminio cubriendo la base, ya que la masa es bastante líquida y así evitamos fugas. 

Horneamos durante 45 -50 minutos. 



Pasado el tiempo de horneado,  apagamos el horno, abrimos la puerta y dejamos que repose hasta que esté a temperatura ambiente.

Luego tapamos con film y la metemos en la nevera , lo ideal es dejarla toda la noche. 



La sacamos de la nevera media hora antes de servirla, para que no esté tan fría. 

Ya solo queda desmoldarla y tarta de queso lista 

Así de sencilla de hacer es esta tarta. 




Las tartas de queso al horno me encantan tal cual, sin añadirle nada más. Y sobre todo esta, ya que tiene un intenso sabor a queso.

Pero queda muy bien acompañarla con una salsa de chocolate, una mermelada de frutos rojos o con un poco de azúcar glas espolvoreado por arriba. 




Espero que os animéis a probarla, más sencilla casi imposible!

Os prometo que queda deliciosa.


Mil besos,

Verónica ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario