martes, 13 de marzo de 2018

Panquemao { Dulce de Pascua }




Se acerca Semana Santa y como en toda celebración no hay nada más tradicional que un buen dulce.

Cada zona tienen sus dulces más típicos y como me gusta ir probándolos todos, este año me animé con el "panquemao" o "panou", que es muy típico de estas fechas en la comunidad valenciana. 


Después de probarlo, lo único que no entiendo es porque no es típico de todo el año, como las torrijas, que si fuera por mí las hacia tradición de todos los domingos, por eso de que los domingos las calorías no cuentan ¿no?!, benditas excusas!! 



Es una receta de pan dulce con aceite en vez de mantequilla, muy sencilla, queda súper esponjoso y una miga muy tierna. Lo más complicado es esperar mientras que se hornea, porque el olor que queda en casa es una maravilla. Y ya ni os cuento, el esperar a que se enfríe, es si que es un sacrificio!.

Lo más importante, es respetar los tiempos de reposo, para conseguir una gran miga. Así que un poco de paciencia y listo.  



INGREDIENTES:

 500gr. harina de fuerza
 70ml. aceite de oliva suave 
 2 Huevos L
♥ 15gr. de levadura fresca
♥ 90ml. de leche entera  
♥ 100gr. de azúcar
 Ralladura de naranja y de limón
 1 cucharadita de sal 
 12gr. licor de anís dulce


Extra:
 1 huevo + 2 cucharadas de leche, para pintar
 Azúcar + unas gotas de agua, para decorar



PREPARACIÓN:

Empezamos poniendo en un bol la leche que tiene que tener tibia y en ella añadimos la levadura, removiendo hasta que se deshaga por completo. 

Reservamos mezcla.



Ahora, en el blog de la batidora añadimos la harina junto con el azúcar y la sal, removemos ligeramente. Luego, añadimos el resto de los ingredientes, la mezcla de la leche, los huevos ligeramente batidos, el aceite, el anís y las ralladuras. Con el gancho empezamos a amasar todos a velocidad baja, durante unos 10 minutos más o menos.

Pasado ese tiempo dejamos reposar, en el mismo bol, unos 5 minutos. 

Luego volvemos a amasar otros 10-15 minutos y si vemos que ya tenemos una masa lisa y bastante elástica, ya la tenemos lista. Si no la tenemos lista, volvemos a dejar reposar 5 minutos y le damos otro amasado, así hasta conseguirla. 



Con la masa lista, hacemos una bola y la ponemos en un bol ligeramente engrasado, tapamos y dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen. En mi caso tardo un poquito más de 2 horas.  

Una vez haya doblado, la amasamos ligeramente para eliminar todo el gas que tiene. 

Volvemos a darle forma de bola, es importante que consigamos que no quede ningún pliegue en la masa, y  esta vez ya la ponemos en una bandeja de horno con papel vegetal. Antes de dejarla reposar, la pintamos con una mezcla de huevo y un poquito de leche, así conseguimos que no quede una corteza demasiado dura. La mezcla que nos sobre la guardaremos para después.

Ahora sí, dejamos reposar en el horno, apagado, hasta que vuelva a doblar su volumen. Es importante no pasarse de tiempo, si no después del horneado se bajará.



Sacamos del horno y este lo precalentamos a 190ºC 

Preparamos el azúcar añadiendo unas gotas de agua y removemos hasta que se apelmace todo. 

Al pan, le vamos hacer un corte en forma de cruz con un cuchillo bien afilado, volvemos a pintar con la mezcla que nos quedo de antes y sobre la cruz añadimos el azúcar que preparamos. 

Con el horno bien caliente, lo horneamos durante 35 minutos, si veis que se esta dorando demasiado, poner un poco de papel de aluminio por arriba y seguir horneando el tiempo que quede. 



Y ya lo tenemos listo!

Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 



Podemos acompañarlo con un chocolate caliente, un vaso de leche, con un poco de nutella (ya conocéis mi adición), o incluso solo. 

¡Es delicioso!




Espero que os animéis a probarlo y que me contéis. 


¡¡Mil besos!!

Verónica ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario