miércoles, 4 de enero de 2017

Roscón de Reyes, la receta definitiva!

Feliz 2017 amores!!!! 

¿Qué tal van las fiestas navideñas? 

Espero que disfrutando de estos días tan pero que tan dulces! Que si hay algo que no falta en casa estas fiestas son los dulces, ya podemos haber comido más de lo que comemos en medio año, pero el postre es sagrado! 

Pero ya a estas alturas, me hablas de otra comilona más y me escapo por donde pueda... más comida no, por favor!! Aunque dentro de esto, entiéndase que queda excluido el roscón , por supuesto! No hay tradición a la que sea más fiel que a esta.




Así que no hay mejor manera de inaugurar el 2017 que actualizando la receta del más que sagrado roscón! Y nada más salir del horno sabía que iba a ser la definitiva. 

Y quedó más que demostrado que lo era, en cuanto me di cuenta ya había desaparecido, no hay mejor comprobación que esa! 

Pero no os asustéis! 

Es de las recetas más largas del blog, pero os prometo que es muy sencilla. Solo hay que tener paciencia con los tiempos de reposo, que es de lo más importante.



Vamos con la receta!



INGREDIENTES:

Leche infusionada:
 150gr. (50gr del fermento + 100gr de la masa final) de leche entera
 Piel de naranja y de limón

Fermento:
 50gr. de leche infusionada tibia
 10gr. de agua tibia
 5gr. levadura fresca de panadero
 80gr. de harina de fuerza

Masa final:
  300gr. de harina de fuerza
 100gr.* de azúcar blanco
*(Si tenéis azúcar invertido restarle 30gr. y se los añadís de invertido)
 2 Huevos medianos
 100gr. de leche infusionada tibia
 12gr. de levadura fresca de panadero
 60gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
 20gr. licor de anís o agua de azahar
 5gr. de sal fina

Decoración:
 1 Huevo para pintar
 1 Cucharada de leche
 60gr. de azúcar blanco
 Zumo de naranja (unas gotas)
 Frutos secos o frutas confitadas

PREPARACIÓN:

Empezamos preparando la leche infusionada. 

En un cazo ponemos la leche junto con unos trozos de piel de naranja y de limón, es importante que no lleve la parte blanca, ya que es amarga. Lo ponemos al fuego y lo dejamos hervir durante un par de minutos; luego apagamos, tapamos y dejamos reposar hasta que esté tibia. 

Antes de utilizarla, tenemos que colarla para que no se nos cuele ningún trocito de piel.



Para el fermento, tenemos que poner 50gr. de leche infusionada, que hemos preparado antes, en un pequeño bol y en ella añadimos la levadura en trocitos, vamos removiendo hasta que se deshaga por completo, en ese momento añadimos la harina y vamos mezclando hasta conseguir una mezcla homogénea. 

Ponemos la masa en un bol, tapamos y dejamos reposar en un lugar cálido un mínimo de 3 horas. 



En cuanto tengamos el fermento listo, vamos con la masa principal. 

Primero ponemos el resto de la leche infusionada en un bol, añadimos la levadura en trocitos y vamos removiendo hasta que se deshaga por completo, en ese momento añadimos los huevos ligeramente batidos junto con el azúcar invertido (en caso de que lo añadáis) y el anís (o agua de azahar). Mezclamos todo ligeramente y reservamos. 




Ahora si que vamos con la masa final!

Ponemos en un bol la harina junto con el azúcar y la sal, mezclamos ligeramente y añadimos la mezcla de los huevos que habíamos reservado y el fermento que también tenemos listo. Empezamos a amasar durante unos 15 minutos, lo podéis hacer tanto a mano como usando el gancho de la amasadora.

Pasado los 15 mínimos amasando, paramos y la dejemos reposar 5 minutos. Después del reposo volvemos a amasar otros 15 minutos. Por último, añadimos la mantequilla en daditos (es muy importante que esté a temperatura ambiente) y seguimos amasando hasta conseguir una masa brillante y lisa. 

Al principio la masa es muy pegajosa, pero paciencia! poco a poco será más manejable.

Ya con la masa lista, le damos forma de bola y la ponemos en un bol, ligeramente engrasado, tapamos con un paño y la dejamos reposar hasta que doble su volumen. 


Sacamos la masa del bol, la ponemos sobre una superficie enharinada y formamos de nuevo una bola. Hacemos un agujero en el centro, cada vez lo vamos haciendo más grande hasta que podamos cogerlo por ahí e ir girando para que con su propio peso se vaya cogiendo la forma y el tamaño que queremos. 

Cuando ya lo tengamos listo, lo ponemos sobre la bandeja de horno con papel para hornear.  Batimos un huevo con una cucharada de leche y con esa mezcla pintaremos el roscón. (Lo que nos sobre del huevo batido, lo tapamos y lo metemos también en la nevera)

Ahora tapamos con un paño y lo tenemos que dejar reposar de nuevo hasta que doble de volumen, 2 horas más o menos.

Aunque como yo quería el roscón recién hecho por la mañana, este último levado lo hice en la nevera, dejándolo toda la noche, así irá mucho más lento y no tendremos problema. A la mañana siguiente lo sacamos  (El huevo batido también lo sacamos) y lo dejamos hasta que esté a temperatura ambiente. 



Precalentado el horno a 190ºC.
Mientas esperamos, preparamos el azúcar para decorar el roscón. Ponemos en un vaso el azúcar, añadimos unas gotas de zumo de naranja y vamos removiendo hasta conseguir una textura de arena mojada. 



Pintamos de nuevo el roscón para que quede bien doradito y lo decoramos con el azúcar y la almendra, o lo que más os guste. 

Y ya solo nos queda hornearlo durante 15 o 18 minutos aproximadamente, eso siempre dependerá de cada horno y de si os gusta más hecho o menos. Si veis que se dora demasiado y aun os queda tiempo de horneado, poner papel de aluminio por arriba y seguir horneado. 




Nada más sacarlo del horno lo ideal es dejarlo reposar unos minutos, aunque eso para mi es misión imposible!, las masas recién horneadas están demasiado buenas como para resistirse!

Pero si queréis rellenarlo y sois como yo, no os quedará más remedio que ataros las manos o hacer dos roscones uno para rellenar y otro para comer mientras esperáis jajaja.



Espero que os animéis a hacerlo, el roscón casero es una pasada! 

Pero un consejo, en cuanto das el primer bocado ya no hay vuelta atrás, así que asegúrate de no estar sola o te lo comerás entero sin enterarte!


¡¡Mil besos!!

Verónica ♥

9 comentarios:

  1. Hola!! En el horno como lo pones, arriba y abajo solo o con ventilador? Saludoss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea,
      El horno siempre por arriba y abajo, sin ventilador ;)

      Eliminar
    2. Y otra preguntita más, cuanto tarda la masa en doblar su tamaño aproximadamente?

      Eliminar
    3. Depende de la temperatura que tengas en casa, pero sobre unas 2 / 3 horas puede que tarde.

      Eliminar
  2. Queda buenísimo!! Una receta de 10
    Muchas gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  3. Vero he hecho tu roscón jijiji en versión vegana!!!! ha quedado increíble!!! un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que la disfrutarais!!! y lo de la versión vegana me lo apunto, que hay que ir probando roscones durante todo el año jajajjaja.

      Un besiño!!!

      Eliminar
  4. Que maravilla nena, y ya hasta el año que viene nada :( ainss, que sea de nuevo Navidad :)
    besos amiga :)

    ResponderEliminar