martes, 19 de septiembre de 2017

Brioche al agua {Receta vegana}



¡Ya estamos en Septiembre!, aunque el verano ha volado, este es uno de los años que más ganas tenia de que llegara. Porque soy del clan de los que siente que el año empieza en septiembre, con nuevas metas, proyectos y con ganas de hacer mil cosas ¿alguien más del clan?.

Y por supuesto, ¡para encender el horno sin arrepentimiento! Porque este verano era pensar en encenderlo y sudarme todo. Y por eso mi lista de recetas pendientes no dejó de crecer y hay que hacer algo para solucionarlo!.

Así que vamos a inaugurar la temporada con una receta vegana, que sois muchas las que me lo habéis pedido.

Son unos bollitos de brioche sin huevo, sin mantequilla, sin leche... casi sin nada, ¡pero que os van a sorprender!.




Confieso que pensaba que quedaría un brioche un poco seco, pero para nada, queda súper jugoso y esponjoso. 

Estoy salivando pensando en ellos, porque ya no me queda ninguno... ;( sniff!

Estoy segura de que en cuanto los probéis repetís seguro. Solo con el olorcito que queda en la cocina ya dan ganas de repetirlos, ¡así que imaginaos cuando los probéis!


INGREDIENTES:
Receta adaptada de: Cucinando con mia sorella 
(6 Bollitos)

 50gr. + 50gr. harina de fuerza
 160gr. de harina normal
♥ 50ml. + 75ml. de agua 
 10gr. de levadura fresca
 40gr. de azúcar
♥ 20gr. de azúcar invertido o miel

♥ 1/2 cucharadita de sal

 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
 30gr. de aceite de girasol

♥ Leche vegetal para pintar

Decoración:
 Azúcar glas


PREPARACIÓN:



Empezamos preparando una primera masa. 
En un bol ponemos 50ml. de agua tibia, en ella deshacemos la levadura y removemos hasta que se haya disuelto por completo. En ese momento, añadimos 50gr. de harina de fuerza y mezclamos hasta conseguir una masa homogénea. 

Tapamos el bol y dejamos reposar durante una hora. 


Con la primera masa lista, vamos a por la masa final!

En el bol de la batidora añadimos el resto de la harina de fuerza junto con la harina normal, el azúcar, la sal, el resto de agua, el azúcar invertido (o miel), la primera masa que habíamos preparado y la vainilla, con el gancho empezamos a mezclar a velocidad baja durante unos 10 minutos, luego añadimos el aceite y volvemos a amasar hasta conseguir una lisa.



Formamos una bolita con la masa, la ponemos en un bol, tapamos y dejamos reposar durante 2 o 3 horas, hasta que haya duplicado de volumen.



Una vez la masa haya doblado su volumen la espachurramos con el puño para que pierda el aire.

Pesamos la masa y la dividimos en 6 bolitas de mismo tamaño, las ponemos sobre la bandeja del horno con papel vegetal y las pintamos con un poco de leche vegetal.

Dejamos las bolitas de brioche en el horno apagado durante 1 hora y media más o menos, hasta que hayan doblado su volumen.



Los sacamos del horno y lo precalentamos a 180ºC.

Mientras se calienta el horno vamos pintando de nuevo los brioche con un poco más de leche.

Con el horno caliente, los horneamos durante 12 minutos más o menos, hasta que que estén doraditos.



Los sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Cuando estén fríos los espolvoreamos con un poco de azúcar glass y ahí si que... ¡ya no tenemos que resistirnos más!



Mi idea era untarlos con chocolate (no os sorprende ¿verdad? jajajaja, si es que con el todo mejora) y ni tiempo me ha dado! así que imaginaos como huelen y lo tentadores que son.

Consejo, no esperéis y probarlos tibios están de muerte ♥ !! 




Espero que lo preparéis en casa y me digáis que os han parecido. 

¡Y enviarme vuestras fotos! 




¡¡Mil besos!!

Verónica ♥


1 comentario:

  1. Vaya pintaza!!! Me lo quedo como pendiente para probar ;P
    Patricia.

    ResponderEliminar